Solemne y Magna Coronación del Gran Duque

Ir abajo

Solemne y Magna Coronación del Gran Duque

Mensaje  Admin el Miér Jul 21, 2010 7:14 pm








Segundo. Solemne y Magna Coronación del Gran Duque.

Lugar. Catedral de la Santísima Trinidad.

Presiden: Muy Excelentísimo Señor Ariel Xavier, Canciller Supremo de la Confederación.

Excelentísimo Señor Hernán Vera, Estatúder de la Confederación.

Reverendo Señor Javier Bretón, Obispo de Hesse.
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 06/03/2010

Ver perfil de usuario http://orange-coburto-hesse.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

Entrada de los Invitados y Asistentes

Mensaje  Admin el Miér Jul 21, 2010 7:15 pm

[El Obispo ingresa primero en la Catedral, y se coloca a lado del reclinatorio principal. Los invitados ingresan sin más a la Catedral. Los soberanos y jefes de Estado y gobierno son recibidos con los respectivos honores y son saludados por el Obispo; los gentilhombres de cámara les llevan a su lugar.

Con la marcha correspondiente, el Canciller Supremo, el Estatúder, el Juez del Supremo Tribunal, las autoridades civiles y las autoridades eclesiásticas ingresan a la Catedral, y son recibidas por el Obispo. El Canciller Supremo y el Estatúder se aproximan a los soberanos y jefes de Estado y gobierno invitados a saludarles como corresponde.

Cuando el Gran Duque llega al atrio de la Catedral, las campanas suenan indefinidas veces.]


Última edición por Admin el Miér Jul 21, 2010 7:18 pm, editado 1 vez
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 06/03/2010

Ver perfil de usuario http://orange-coburto-hesse.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

1. Entrada del Gran Duque.

Mensaje  Admin el Miér Jul 21, 2010 7:15 pm

[El Gran Duque entra a la Catedral, acompañado de la Corte y su séquito. El Obispo le recibe. El Gran Duque toma asiento en el banco frente al reclinatorio. El Estatúder dirige unas palabras].



¡Hessianos! Hoy día estamos aquí en un momento estelar de la vida micronacional del Gran Ducado, en un momento que resplandece de entre nuestros hechos. ¡Hessianos! Hoy día el advenimiento de nuestra cabeza, del símbolo de todos los hessianos.



Estos días que hemos vivido como micronación han sido de arduo trabajo y consolidación. Hemos pasado por tiempo difícil, pero nos hemos levantado. Pero hoy, celebramos que nuestra soberanía destella como astro en pleno cenit. Hoy día, el llamado del deber indica a nuestro soberano su real obligación.



Volvamos nuestros rostros y miremos nuestro progreso. Mirad a nuestro Gran Duque y bendecirle, porque su liderazgo nos llevará más allá de nuestras aspiraciones.


Última edición por Admin el Miér Jul 21, 2010 7:18 pm, editado 1 vez
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 06/03/2010

Ver perfil de usuario http://orange-coburto-hesse.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

2. Lectura del Prólogo de la Constitución.

Mensaje  Admin el Miér Jul 21, 2010 7:15 pm

[Lee el Canciller Supremo, en presencia del Estatúder y el Obispo]

“Porque el micronacionalismo debe estar cimentado, desde sus umbrales hasta las antípodas de su concepción, en el ideal social, político y humano que permita la libre y ordenada convivencia de los seres humanos a favor una cohesión universal,

Porque el derecho es siempre base del Estado, por medio del cual cada quien obtiene lo que se merece por su condición y no por su posición, y en donde el vicio y la virtud es la única distinción entre el hombre,

Porque los hechos de los hombres demuestran que en donde abundare la tiranía y el desorden abundará también la destrucción, el sufrimiento y la muerte,

Considerando que el fundamento de cualquier Estado es el contrato social, y más especialmente en la micronación lo es, siendo el lazo fraternal que une al hombre con el hombre,

Constatando que el pacto cardinal de tal contrato social es el sacrificar la potencia individual para Supremo Poder, unánime, consensual, que proteja a todos los individuos contrayentes,

Teniendo en mente una sociedad justa y unificada, donde cada quien decide por sí mismo y a favor de todos; una sociedad universal donde el hombre actúe a favor del hombre,”


Última edición por Admin el Miér Jul 21, 2010 7:19 pm, editado 1 vez
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 06/03/2010

Ver perfil de usuario http://orange-coburto-hesse.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

3. Lectura del Texto Constitucional.

Mensaje  Admin el Miér Jul 21, 2010 7:16 pm

[El Canciller Supremo da lectura a los Artículos 100, 101 (Primera Parte) y 102 de la Constitución General del Gran Ducado. El Obispo se acerca al Gran Duque para amonestarle discretamente en el cumplimiento de su deber]



Art. 100. El Gran Duque es depositario único, intemporal y exclusivo del Supremo Poder Conservador. El Supremo Poder Conservador es inderogable y no puede depositarse o encomendarse en otra persona fuera del Gran Duque.

Art. 101. El Gran Duque es el Símbolo Supremo del Estado; es irresponsable y su persona sagrada e inviolable.

Art. 102. La monarquía es hereditaria y vitalicia, por tal motivo el Gran Duque conservará tal condición hasta su muerte o abdicación.


Última edición por Admin el Miér Jul 21, 2010 7:19 pm, editado 1 vez
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 06/03/2010

Ver perfil de usuario http://orange-coburto-hesse.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

4. Entrega de la Bandera del Gran Ducado. / 5. Coronación del Gran Duque

Mensaje  Admin el Miér Jul 21, 2010 7:17 pm



[El Gentilhombre correspondiente se aproxima al Canciller Supremo y entrega la bandera del Gran Ducado. El Canciller Supremo se aproxima al Gran Duque y le envuelve en el lábaro patrio. El Canciller Supremo dirige unas preguntas, el Gran Duque responde]



CS: ¡Oh Serenísima Alteza Real! Martín, Agustín, Cosme, Damián, Constantino, Justiniano, Antonino, José, Fernando, Maximiliano, de Orange, de Coburto y de Hesse; ¿Es éste vuestro regio nombre?

GD: Ciertamente, tal es mi regio nombre.

CS: ¡Oh Serenísima Alteza Real! ¿Reconocéis éste el lábaro con que estáis envuelto?

GD: Ciertamente, le reconozco.

CS: ¡Oh Serenísima Alteza Real! ¿Juráis solemnemente proteger la bandera de la Confederación Hessiana del Gran Ducado, llevarle en vuestro real corazón, defenderla de sus enemigos y enaltecer su presencia entre nosotros y más allá de vuestros dominios?

GD: Juro solemnemente.

CS: Que así sea.





[La Guardia Palatina que custodia la Corona Gran Ducal entra en la Catedral. El Obispo recibe la Corona Gran Ducal y la coloca en la pilastra frente al Altar. Los Obispos ayudantes introducen el Orbe, el Cetro y la Banda Gran Ducales. El Gran Duque se pone de pie y se acerca al Altar, donde de rodillas es coronado. El Obispo dirige unas preguntas, el Gran Duque responde]



OB: ¡Oh Serenísima Alteza Real! ¿Reconocéis a éste vuestro pueblo?



GD: Ciertamente, le reconozco.



OB: ¿Juráis solemnemente protegedle, cuidarle paternalmente, velar por sus necesidades y estar con él todos los días de vuestro reinado?



GD: Juro solemnemente.



OB: ¿Reconocéis con el corazón en vuestra mano que sois siervo de Dios, defensor de la Fe, y fiel observante de la santa y pura doctrina cristiana, protestante, evangélica y luterana?



GD: Lo reconozco con el corazón en la mano.

[El Obispo entonces unge con aceite la cabeza del Gran Duque]



OB: El pueblo te llama para el sagrado deber, te invoca como su soberano. ¿Aceptáis solemnemente éste llamado?



GD: Acepto solemnemente el llamado.

[Inmediatamente, los asistentes se ponen de pie en actitud reverencial. Los soberanos invitados permanecen sentados hasta que el Obispo haya coronado al Gran Duque]



OB: Entonces pues, yo te corono a ti, Martín, Agustín, Cosme, Damián, Constantino, Justiniano, Antonino, José, Fernando, Maximiliano, de Orange, de Coburto y de Hesse, como Gran Duque de Orange-Coburto-Hesse. ¡Largo y próspero sea tu reinado!

[El Obispo coloca la corona al Gran Duque, al mismo tiempo que dice las salvas]



OB: ¡Larga vida al Gran Duque! ¡Dios Salve al Gran Duque!

[Los asistentes responden: ¡Larga Vida! ¡Que Dios le salve!]



OB: ¿Cómo habéis de ser llamado por vuestro pueblo, ¡oh Gran Duque!?



GD: Constantino el Segundo, han de llamarme.



OB: Poneos de pie, Constantino el Segundo, Gran Duque de Orange-Coburto-Hesse, Cabeza de todos los Hessianos, Emperador del Meridión Mexicano, Rey Dragón del Bután , Gran Príncipe de la Angelópolis, Príncipe de Orange, Príncipe de los Dominios del Mar Océano, Príncipe de la Mar Antártica, Archiduque de los Dominios Antárticos, Duque de los Términos y La Mesilla, Condestable de La Pasión, Señor de las Provincias Internas Septentrionales, Señor de Guaymas; Siervo del Altísimo, Custodio de la Constitución, Símbolo de la Unidad, Defensor de la Fe.



[El Gran Duque entonces se pone de pie, y recibe la reverencia del Obispo.]


Última edición por Admin el Miér Jul 21, 2010 7:19 pm, editado 1 vez
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 06/03/2010

Ver perfil de usuario http://orange-coburto-hesse.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

6. Entrega del Cetro y el Orbe Gran Ducal / 7. Juramento a la Constitución. / 8. Salida.

Mensaje  Admin el Miér Jul 21, 2010 7:17 pm

[El Obispo retrocede y se coloca con el rostro hacia el altar. El Canciller Supremo recibe de manos del Estatúder el Cetro. El Gran Duque permanece de pie. Los asistentes también. El Canciller Supremo dirige unas preguntas. El Gran Duque responde.]



CS: ¡Oh, Constantino el Segundo! ¿Aceptáis el mando de éste el Gran Ducado, procurando su prosperidad, salud y bienestar?



GD: Acepto el mando.



CS: Que el Dios Todopoderoso te ilumine en tu camino; ciertamente difícil y angosto será, pero has de vencer todo obstáculo, ¡oh Gran Duque!

[El Canciller Supremo, inclinado, ofrece el Cetro al Gran Duque. Éste lo recibe con la mano izquierda.]



CS: Largos sean los días de tu reinado.

[Los asistentes responden: ¡Que lo sean! El Obispo entrega el Orbe al Canciller Supremo, y regresa a su posición anterior]



CS: ¡Oh Constantino el Segundo, Gran Duque de Orange-Coburto-Hesse! ¿Aceptáis la suprema voluntad y poder del Gran Ducado, para ti, y sólo para ti; custodiándola y disponiéndola según tu juicio y razón?



GD: La acepto.



CS: ¡Oh Constantino el Segundo, Gran Duque de Orange-Coburto-Hesse! ¿Declaráis que seréis un justo y benevolente soberano, que juzgaréis con la razón, que reinaréis con la justicia y que seréis un padre amoroso con tu pueblo?



GD: Lo declaro.



CS: Recibe pues, el poder de vuestra investidura: que vuestra razón nos juzgue conforme a la suprema ley.

[El Canciller Supremo, inclinado, ofrece el Orbe al Gran Duque. Éste lo recibe con la mano derecha].



CS: Prósperos sean los días de tu reinado.







[Los asistentes toman asiento. El séquito de los ministros de los Estados Generales y la Guardia Palatina, que llevan consigo el original de la Constitución, ingresan a la Catedral y la presentan al Estatúder, que la recibe solemnemente y la entrega al Canciller Supremo. El juez del Supremo Tribunal entrega al Estatúder un arca en cuyo interior se encuentra la Constitución original para el Gran Duque y una Santa Biblia. El Canciller Supremo dirige unas palabras, el Gran Duque responde.]



CS: ¡Oh, Gran Duque! Que lo sois por gracia de Dios y de la Constitución, el pueblo te llama al gran deber. La voluntad del pueblo es la ley suprema. ¡Oh, Constantino el Segundo! ¿Reconocéis ésta Constitución?



GD: Ciertamente, le reconozco.



CS: ¡Oh, Constantino el Segundo! ¿Reconocéis que en ella está contenida la voluntad suprema del pueblo, el pueblo que te ha llamado al gran deber?



GD: Ciertamente, le reconozco.

[En tal momento, el Obispo sostiene el Orbe al Gran Duque y éste coloca la mano derecha en la Constitución]



CS: ¡Oh, Constantino el Segundo! ¿Juráis solemnemente la fiel observancia de la Constitución, sus disposiciones y juráis gobernar justamente conforme a su voluntad?



GD: Juro solemnemente, y si así no lo hago, que mi reinado se extinga para el bien del pueblo.



CS: ¡Que así sea!

[En tal instante, todos los asistentes se colocan de pie. El Obispo regresa el Orbe al Gran Duque. El Canciller Supremo lleva al Gran Duque al Trono, donde el Gran Duque toma asiento. Las campanas de la Catedral suenan múltiples veces.]



CS: Hessianos, ¡he aquí a vuestro Gran Duque! ¡Larga vida al Gran Duque! ¡Dios guarde al Gran Duque!

[Los asistentes responden a las salvas. El Obispo se acerca he inclinado amonesta al Gran Duque en el cumplimiento de su deber]



CS: Que el firmamento sea el límite de tu reinado, oh Gran Duque.



OB: Partamos en paz.

[Los asistentes dirigen múltiples salvas al Gran Duque. Éste permanece en el Trono. Se entona el himno del Gran Ducado.]







[El Obispo bendice al Gran Duque. El Canciller Supremo se coloca a la diestra del Gran Duque. El Estatúder a la siniestra, entregándole el arca con la Constitución y la Santa Biblia, en manos del Gentilhombre correspondiente.

Se toca la marcha correspondiente y los asistentes que correspondan se colocan de rodillas. El Canciller Supremo, el Estatúder, el Obispo y el resto de las personalidades del Gran Ducado se arrodillan y reverencian al Gran Duque, que se pone de pie, para salir de la Catedral. Una vez que ya ha salido el Gran Duque, todos se ponen de pie.

El Canciller Supremo, seguido del Estatúder, sale de la Catedral. El Obispo despide a las autoridades civiles y eclesiásticas, que salen detrás del Canciller Supremo y el Estatúder.

Los Soberanos invitados y sus séquitos se ponen de pie. El Obispo les despide y les da la bendición, posteriormente se retiran. Inmediatamente salen los jefes de Estado y gobierno extranjeros, despedidos y bendecidos por el Obispo. Luego entonces, el Obispo se coloca en el Atrio para despedir al resto de los invitados, que salen después.
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 06/03/2010

Ver perfil de usuario http://orange-coburto-hesse.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Solemne y Magna Coronación del Gran Duque

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.